FR EN

Formación y discernimiento

El camino que conduce a ser Hermana de la Providencia pasa por varias etapas de formación:

¡Ven y verás!

Es una etapa de exploración de la vocación por la profundización del bautismo y del autoconocimiento. Así, la candidata camina, acompañada por una Hermana de la Providencia, y cuando se siente lista,  puede pedir hacer un tiempo de experiencia con las hermanas.

La candidata pasa a prenovicia

En esta etapa, la candidata viene a vivir con las Hermanas de la Providencia para descubrir su Carisma, para experimentar la vida en comunidad y seguir su formación cristiana. Ella discierne su llamado vocacional y su aptitud a la vida religiosa. Esta etapa dura generalmente uno o dos años, según el proceso de cada persona.

El Noviciado

Durante este período, la novicia recibe una formación integral de dos años. Un año es dedicado a la formación canónica, durante el cual la novicia profundiza sus conocimientos de teología, la historia de la Congregación, la espiritualidad, las Constituciones y Reglas de las Hermanas de la Providencia, la práctica de la oración, el discernimiento, etc. El otro año es dedicado a la formación apostólica y la novicia se compromete en un ministerio «en el terreno». Durante su noviciado, ella estudia un segundo o tercer idioma y aprende a analizar las realidades sociales, políticas, culturales, económicas y ambientales que afectan a nuestro mundo. En definitiva, desarrolla sus habilidades, integra el Carisma y la Misión de las Hermanas de la Providencia y aprende a equilibrar su vida personal con las exigencias de su ministerio y de la vida consagrada en comunidad.

Al pronunciar los votos temporales, la novicia pasa a ser Hermana de la Providencia

Pronuncia los votos temporales de castidad, pobreza y obediencia. Estos votos se renuevan periódicamente, por un período máximo de nueve años. La hermana de votos temporales continúa su discernimiento involucrándose en un ministerio, idealmente en contacto directo con los pobres. Durante este tiempo, también puede continuar sus estudios. Se la anima a vivir una experiencia en un contexto cultural diferente del suyo.

Por último, la hermana pronuncia los votos perpetuos

Los profesa con la convicción de que se compromete para el resto de su vida.

soeur Margarita

Votos perpetuos de hermana Margarita Hernandez